Todos merecen tener las mismas oportunidades, y así como saciamos el estómago, es necesario también saciar el hambre de aprender, facilitándoles el acceso a clases extraescolares que se adapten a sus intereses y capacidades.